Emprendimientos que buscan más igualdad

La idea de un mundo más justo a través de proyectos innovadores

El emprendimiento social, como el propio nombre ya dice, tiene foco en la sociedad. Es decir, su objetivo es generar un impacto positivo en nuestra realidad. Sabemos que Latinoamérica tiene muchas problemáticas y a los emprendedores sociales nos inspira trabajar para solucionarlas. Con una idea y disposición para desarrollarla, tu puedes contribuir para un mundo con más igualdad. Sepas que no estás sólo! Muchas organizaciones y otros emprendedores están llevando a cabo proyectos que estructuran buenas ideas. El resultado es la innovación en beneficio de todos. Compartimos en la nota algunas ideas muy interesantes de emprendimientos sociales para inspirarte a ti también!

¡echale! A tu casa

Mientras algunos tienen la posibilidad de acceder a los recursos más básicos y vivir de una manera digna, la gran mayoría no tiene la misma suerte. Por eso, cada vez más jóvenes como Alejandra Rosenzweig deciden retribuir a la sociedad y generar más igualdad de derechos y oportunidades. Fue esta la motivación de Alejandra para sumarse a ¡echale! A tu casa, un emprendimiento social creado en 2007. El foco de ¡echale! es brindar viviendas dignas y sustentables a comunidades vulnerables. “Hacemos eso a través de tres diferentes ejes. Primero, la organización comunitaria. Después, el acceso a financiamiento y a una tecnología apropiada para construir las viviendas”.

El proceso empieza con acercarse a la comunidad, en que al menos 30 familias deben participar del programa para que sea llevado a cabo. La idea es ofrecerles una manera de construir su hogar por medio de financiamientos especiales que se adecuan a su condición de vida. Con propósito ambiental e integrando toda la comunidad en la construcción, el emprendimiento ya ha construido 180 mil soluciones de vivienda en 23 estados de la república mexicana. “La gente que tiene la oportunidad de retribuir algo a la sociedad debe de estar involucrada en algún proyecto de este estilo. Toda la energía que tenemos para dar hay que enfocarla de una buena manera”.

 

BocaBoca

Además de amigos, los cuatro socios de BocaBoca comparten la idea de Alejandra sobre la importancia de retribuir. Todos vienen de trayectorias de voluntariado y servicio a comunidades, lo que les motivó a emprender. Su foco está en los trabajadores de oficios del hogar, como eletricistas, albañiles y mecánicos. BocaBoca se trata de un puente que conecta los trabajadores y los que necesitan estos reparos a través de una plataforma online. “Los trabajadores no tienen esta visibilidad, no tienen nada que sea para ellos”, explica Patricia Perssio. Además de Patricia, Leandro Castro, Mayra Parrella y Cecilia Elmallian son los fundadores de BocaBoca.

Cada uno del equipo, desde su experiencia y conocimiento, contribuye a la evolución del proyecto. BocaBoca pasó de una idea en el inicio del año para un emprendimiento que ya tiene su plataforma beta disponible. El sitio funciona de una forma muy sencilla y lo construyeron con los trabajadores de acuerdo con sus necesidades. “BocaBoca hace una presentación completa y amigable del trabajador”, explica Cecilia. En la plataforma, uno puede encontrar los perfiles de los trabajadores de acuerdo con su especialidad. Así, tiene un local confiable para solucionar pequeños problemas del hogar.

Por otro lado, el trabajador gana mucho más visibilidad. “Cuando necesitas algún servicio para el hogar es muy común recorrir al boca a boca. Preguntar a alguien, un familiar o algún vecino, que te pasa el contacto que se supone que es de confianza. Queremos generar lo mismo con la página, una red que sea de confianza, pero digital”, define Patricia.

 

Mollitiam

Mollitiam significa “resiliencia”, en latin. El emprendimiento lleva este nombre porque busca mostrar que con la persistencia y oportunidad, cualquier uno puede mejorar su vida. Esta es la perspectiva del emprendimiento, creado por Maria Luisa Martinez y Manuel Pérez. La propuesta de valor de Mollitiam está enfocada en los ex privados de libertad, un público muy carenciado y estigmatizado en toda la región. Su objetivo es capacitarlos y brindarles oportunidades laborales, funcionando como una empresa de construcción conformada solamente por personas que ya estuvieron presas.  “Estamos tratando de solucionar un problema que es de todos. Es un problema que está en la sociedad”, comenta Manuel.

Ella es abogada, él es electricista y maneja su propia empresa. Unificando sus conocimientos y la misma preocupación con la falta de apoyo a los privados de libertad, decidieron dar su contribución. Sin embargo, saben que la re inserción de una persona que vivió una experiencia así no es nada sencilla. Por eso, quieren empezar brindandole capacitación antes de ponerla de vuelta en el mercado de trabajo. “Queremos que sean personas que realmente tengan el “know how” y sepan lo que están haciendo. Que tengan la teoría y la práctica”, explica Maria Luisa.

“Están en un ambiente donde tienes muchos derechos vulnerados, donde la dignidad la pierden por completo. Hay que hacer un reset mental muy fuerte para que ellos puedan estar en un lugar donde no van a estar contenidos entre cuatro paredes, donde van a tener que relacionarse con personas que no son sus pares. Es algo muy complejo”, Maria Luisa.

 

¡Animarse!

Actualmente, estos tres emprendimientos se encuentran en distintas etapas de desarrollo. En ¡echale! A tu casa, Alejandra y sus colegas están desarrollando un proyecto spin off de mobiliario accesible para incrementar el programa de viviendas. Por otro lado, BocaBoca está teniendo el primer contacto con su mercado a través de la recién lanzada plataforma. Mientras eso, Mollitiam pasa por una etapa de desarrollo antes de la validación comercial. Sus fundadores están buscando aliarse a organizaciones que puedan apoyarlos con las capacitaciones.

Mismo con las diferencias, estos son tres ejemplos de emprendimientos que quieren dar algo a la sociedad. Los emprendedores de esta nota comparten que decidirse a dar el primer paso fue el primer desafío que tuvieron que superar. “Nunca hay tiempo exacto para emprender. Hay que animarse a hacerlo”, define Manuel.

Para las personas que están necesitando este empujón, Socialab ofrece una mano. Conoce sus convocatorias abiertas aquí y contribuye a la sociedad tú también!

Comentarios

comentarios