Liderazgo y capacitación en equipo: 4 claves para lograrlo

Toda organización o empresa está compuesta por un conjunto de personas. Cada uno de estos individuos asume un rol específico, con la finalidad de contribuir a la consecución de las metas planteadas. Mientras que unos asumen el liderazgo, otros deben aprender a funcionar colectivamente para capacitar el equipo y potenciar sus habilidades mutuamente.

Ahora bien, esta dinámica podrá ser fácil de enumerar y comprender; no obstante, en la práctica, la cuestión no es tan sencilla. Es por eso que se deben comprender muy bien estos conceptos y, por sobre todo lo demás, es necesario saber aplicarlos de la manera más eficiente posible para mejorar el trabajo de todos.

¿Qué es el liderazgo?

Se trata de una cualidad que erige a un individuo como referente de un conjunto. Esta persona suele destacarse por su don para motivar y generar consenso en los demás. Asimismo, los líderes tienen facilidad para influir de manera positiva en su contexto, por lo que son capaces de persuadir y convencer acerca de sus ideas.

Un líder no se forja de la noche a la mañana, y tampoco es un rol destinado para cualquier individuo. En una organización, se puede posicionar como líder alguien en quien los demás confíen y a quien respeten. Además, deberá mostrar empatía y responsabilidad.

En referencia a este último punto, la responsabilidad, un líder tiene que encargarse de trazar una estrategia, delimitar normas y establecer valores y hábitos que guíen a un grupo de trabajo hasta su objetivo. Como puede apreciarse, se trata de un rol complejo y que demanda de muchas características especiales de parte de quien lo desempeña.

manejar una startup

La capacitación en equipo: ¿de qué se trata?

También conocido como team building, este concepto apunta al conocimiento de estrategias y dinámicas para mejorar la habilidad de trabajar de modo colectivo de varios individuos.

La capacitación en equipo suele enfrentarse a varios vicios y actitudes erróneas de los humanos; desde luego, su trabajo es erradicarlas al máximo posible. Ejemplos de ello son:

  • Individualismo.
  • Envidia.
  • Egoísmo.
  • Deseo de ser protagonista.
  • Ambición negativa.
  • Avaricia.
  • Resentimiento.
  • Celos.
  • Mala relación con los colegas.

4 claves para capacitar el equipo de trabajo

A continuación, enumeraremos algunas premisas que un líder debe considerar para estimular a su equipo a alcanzar las metas propuestas:

1. Generación de un buen ambiente de trabajo

Más allá de que las aptitudes y el conocimiento técnico son elementales, es vital contar con trabajadores predispuestos y felices. Para eso, que reine la armonía y la colaboración es fundamental.

Un líder debe asegurarse de que las diferencias inevitables entre los individuos no acaben afectando la mecánica colectiva. Es necesario, entonces, potenciar virtudes como la tolerancia y la capacidad de aceptación. Para que un grupo sea exitoso, la unión y la ayuda mutua son indispensables.

2. Capacitación y motivación constante

Cuando se pretende que un equipo alcance sus objetivos y hasta logre superarlos, es fundamental que se mantenga actualizado y que amplíe sus conocimientos. Una excelente manera de demostrar compromiso y de motivar a un conjunto de trabajadores es ofreciéndoles las herramientas para que ellos mismos sean mejores.

Así, no solamente se formarán empleados más capaces, sino que también se sentirán valorados y con expectativas de crecimiento personal y profesional reales. Este combo, indudablemente, se traducirá en beneficios para todos.

pensamiento creativo

3. Dinámica comunicacional

Cuando muchas personas trabajan en un proyecto en común, pueden aparecer los malos entendidos que conduzcan a errores indeseados. Hay una solución ‘mágica’ para este problema: la comunicación eficaz.

En otras palabras, es primordial que cada empleado conozca su función al detalle, así como también sus responsabilidades y derechos. Desde luego, la retroalimentación y la posibilidad de expresión son también muy importantes para que el proceso sea verdaderamente colaborativo.

4. Competencia sana

Todas las personas trabajan para progresar; de lo contrario, serían meros cumplidores de órdenes sin propósito alguno más que trabajar para obtener una recompensa (dinero) a cambio. No obstante, la mentalidad humana va más allá, y siempre nos hace perseguir un fin mayor. En este caso, se trata del ascenso en la carrera profesional.

Un líder debe ser capaz de motivar a sus trabajadores y demostrarles que su esfuerzo no es en vano, y que quienes trabajen duro verán sus frutos en el futuro.

Esto no implica provocar conflictos internos ni actitudes desleales, sino alentar a todos a dar su máximo potencial. Si bien es algo difícil de lograr, puede marcar la diferencia entre un grupo improductivo y otro que se supera día a día.

En última instancia, siempre se debe buscar generar un sentido de pertenencia de parte de todos. El trabajo ocupa un rol central en la vida de un individuo; un líder debe saber convencer a sus trabajadores de que su lugar está ahí, de que son una parte importante en ese sistema y de que su trabajo es reconocido y tendrá su recompensa.

Comentarios

comentarios