Objetivos de la innovación social

¿Te has preguntado cuáles son los objetivos de la innovación social? A medida que progresan y sufren modificaciones, las comunidades de personas se enfrentan a diferentes problemas como sociedad. Lo mismo ocurre con el medio ambiente, hoy sometido a las consecuencias de la acción del hombre. Para la búsqueda de soluciones efectivas y revolucionarias, existe la innovación social. 

Innovación social: ¿qué es?

Este concepto engloba a todas aquellas respuestas a las necesidades sociales que agregan valor a las ya existentes. Es decir, se trata de medidas más efectivas, justas, sencillas o sustentables; su característica destacada es que son mejores que sus antecesoras.

Concretamente, la innovación social puede enfocarse en la elaboración, planificación o ejecución de estrategias, modelos, productos o servicios. En realidad, todo aquello que aporte de manera colaborativa a la resolución de inconvenientes sociales o ambientales puede enmarcarse dentro de este rubro.

¿Innovación y emprendimiento social son lo mismo?

Si bien muchas veces se confunde y malinterpreta el alcance de estos dos conceptos, merece la pena aclarar que no significan lo mismo. Las principales diferencias radican en lo novedoso del proyecto y en el modelo empleado para arribar a las soluciones pretendidas.

En el caso del emprendimiento social, como hemos comentado en otras oportunidades, se utiliza un modelo empresarial, con estrategias de mercadeo y recursos muy similares a los de una empresa con fines de lucro, aunque no sea este el fin principal.

Por otro lado, la innovación social no necesariamente tiene estos rasgos. Tal y como fue explicado antes, puede tratarse, por ejemplo, de una política pública adoptada por un gobierno. Lo principal es que sea revolucionaria, mejor que lo ya hecho; ha de constituir un verdadero paso adelante frente a una problemática.

Similitudes entre ambos conceptos

No obstante, sí que comparten rasgos en común. Uno de ellos es que puede tratarse de acciones individuales o colectivas que, desde luego, persiguen un objetivo que aporte al bien común.

Usualmente, se fomenta la participación de universidades u otras entidades especializadas, que ofrezcan un marco investigativo y los conocimientos técnicos necesarios.

Por lo general, la integración de varias disciplinas es el camino para encontrar nuevos métodos. No siempre es necesario ‘comenzar de cero’, sino pensar las cosas desde una perspectiva más colectiva y colaborativa.

Del mismo modo, la innovación social no tiene por qué ser gratuita. Nuevamente, el objetivo principal no suele ser el de lucrar, pero igualmente se trata de una forma de sostener el proyecto en muchos casos.

Así, por ejemplo, un grupo de ingenieros puede aportar a una comunidad una idea inédita para el reciclado de residuos plásticos. Ahora bien, el fin social no necesariamente implica que ellos deban ‘regalar’ su trabajo; de hecho, su realización, así como su extensión en el tiempo, dependerá de la obtención de los recursos necesarios.

Objetivos de la innovación social

Además de la búsqueda de soluciones superadoras, la innovación social se plantea otras metas. Entre las más importantes, se destacan:

  • Generar la participación de los distintos actores de la sociedad de forma activa.
  • Superar los retos que pueden impedir el desarrollo de una comunidad.
  • Fomentar el compromiso y el sentido de pertenencia de los ciudadanos.
  • Establecer nuevas relaciones personales y profesionales.
  • Mejorar la calidad de vida de la mayor cantidad de individuos.

Pasos para ser un innovador social

Todo individuo u organización que desee emprender un proyecto de esta naturaleza deberá tener en cuenta las siguientes etapas:

  • Identificación de un problema o una carencia en la comunidad: Se deben destacar los obstáculos que esto plantea y los efectos que genera en la sociedad.
  • Propuesta de soluciones: Será pertinente analizar varios aspectos, como qué se ha hecho hasta el momento (si se ha intentado algo) y qué ha salido bien y qué no. Después, se deben pensar respuestas alternativas a la problemática.
  • Prueba y error: La experimentación es una fase clave en este proceso. Nuevamente, la participación de universidades e institutos especializados puede ser fundamental para el éxito.
  • Proyección: Una vez que se confirme la efectividad de la solución planteada, llega el momento de ejecutarla a gran escala. En este momento es cuando se deben buscar medios de financiamiento y se suele demandar el compromiso de un número mayor de colaboradores.

semillas germinando

La innovación social para cambiar el mundo

Muchas de las grandes creaciones que hoy disfrutamos han venido al mundo a través de la innovación social. Se trata de propuestas tan efectivas, interesantes y novedosas que traspasan sus fronteras e impactan a nivel regional, nacional e internacional.

En estos casos, suele ocurrir que los gobiernos las apoyan o se hacen cargo de ellas para multiplicar su alcance. Del mismo modo, también es posible que grandes compañías se sumen al proyecto para colaborar con las sociedades en sus necesidades.

En definitiva, los objetivos de la innovación social no son otros que ser una de las tantas herramientas con las que cuentan los ciudadanos para hacer un mundo mejor. Cada uno desde su lugar y con sus capacidades y recursos puede colaborar con esta búsqueda de soluciones. Como broche de oro, conforma una excelente manera de desarrollarse como profesional y de sentirse realizado como ser humano

Comentarios

comentarios