¿Qué es y cómo podemos medir el impacto social?

De una manera u otra cada día florecen y crecen nuevos proyectos que se centran en mejorar la sociedad o buscan ser más sostenibles. Persiguiendo, por supuesto, generar un impacto social.

Estos proyectos surgen, en su mayoría, de mentes creativas que buscan una transformación, un cambio, una innovación.

Las empresas que ven los problemas como oportunidades, aplican el pensamiento creativo y hacen asociaciones inesperadas, están mejor posicionadas para innovar e impactar.

Además, las grandes marcas enfrentan desafíos por parte de los nuevos negocios bajo la premisa del impacto social.

impacto social

Y, aunque a muchos se nos pueden ocurrir grandes ideas, no todas acaban siendo útiles.

Una de las cosas más importantes a la hora de generar una idea es estudiar si va a tener los resultados esperados.

Pero, ¿cómo podemos medir esas ideas?

¿Se puede hacer un seguimiento de un proyecto y verificar su impacto social?

En el campo de los negocios hay métricas de medida como la TIR, la VAN o el resultado del ejercicio.

Pero, en este caso, cuando queremos medir el impacto social hay que buscar más allá del rendimiento financiero. 

Quizás a la mayoría os suenen los términos “evaluación y riesgo”. De esta manera, un poco alejada de los avance, se llevaba a cabo la medición del impacto social.

En el momento en el que las empresas adoptan el término “social” han empezado a adoptar métricas como:

  • Planes de mejora.
  • Planes de expansión.
  • Evaluación de resultados.
  • Motivación de equipos de trabajo.
  • Comparación entre programas internos.

métricas empresa

Pero, ¿qué reclaman los nuevos tiempos?

La forma de medir el impacto social de un proyecto exige, en primer lugar, definir sus objetivos.

De esta manera, podrán establecer parámetros de medición para, posteriormente, comprobar si los resultados que se obtienen son los esperados.

También habrá que dedicarle atención a localizar fallos o a potenciar las áreas de mejora.

La medición del impacto social es un proceso de aprendizaje.

Además, puede ser de gran utilidad en varios aspectos, incluyendo la gestión de proyectos y la comunicación tanto interna como externa.

Con ella puedes evaluar:

  • La eficacia de un plan o una intención que tengas entre manos.
  • Proponer y trabajar objetivos que sean coherentes.
  • Ofrecer un proyecto novedoso, o no, y comunicar sobre él.
  • Elaborar un dossier o una memoria de todo lo que vas realizando durante el proceso.
  • Si decides optar a una subvención pública o privada.
  • Estimular a los participantes y a los clientes o futuros inversores.

impacto gente

Es un recorrido que requiere mucha dedicación, especialmente si el foco principal lo ubicas en la transformación y la mejora de la sociedad.

Ante el creciente interés por la medición del impacto social y la falta de un marco lógico para el uso de estas prácticas, el GECES, grupo de expertos de la Comisión Europea en emprendeduría social, conjuntamente con la European Venture Philantropy Association (EVPA), ha desarrollado una guía de medición de impacto social en 5 etapas.

Asimismo, la comunicación juega cada vez más un papel fundamental en la actuación de las empresas.

Comunicar en el sector de los negocios significa responsabilidad, imagen, transparencia, reputación.

Las claves para aumentar en impactos vendrían determinadas por:

  • Considerar la figura del director de comunicación como una necesidad para todas las actividades en su concepción, planificación, desarrollo, presentación de informes, evaluación.
  • Trabajar en el fortalecimiento de su identidad e imagen.
  • Planificar la comunicación en detalles para dar ritmo y continuidad, sin rigideces.
  • Comunicar a nuestros colaboradores y el retorno medible, cuantificable, de su aportación.
  • Informar de los cambios en la actividad empresarial: qué había antes, qué vino después y cómo se modifica ahora de acuerdo a las demandas.

impacto clientes

Muchas compañías de todo el mundo hacen el bien social y obtienen resultados, tal como mejorar el rendimiento.

Por lo tanto, administrar una empresa sostenible y socialmente responsable se correlaciona con los beneficios finales.

La lección es que las ideas innovadoras pueden inspirarse al analizar un problema y desarrollar nuevos productos o servicios que pueden ser parte de la solución.

Al mismo tiempo, Internet y las redes sociales ayudan a que los usuarios estén informados en tiempo real.

Las empresas que les permiten a los clientes aprovechar sus productos y servicios para abordar desafíos específicos pueden forjar una ventaja competitiva y aumentar el impacto social.

¿Te consideras una empresa innovadora que utiliza las herramientas para generarlo?

Comentarios

comentarios