El ciclo de vida de una startup

¿Cuál podría ser el camino que se tendría que seguir para desarrollar un proyecto innovador? Sin duda alguna hay que atender al ciclo de vida de una startup.

Como se ha comentado en otros posts de este blog, existen muchísimos tipos de startups, cada una puede pertenecer a un sector en concreto. Asimismo, se sabe que cada una se gestiona de manera diferente.

Lo que pueden compartir entre ella es el proceso de creación, en este caso, determinado por unas fases que se analizará más adelante.

Lo que está claro es que una startup ha de perseguir el objetivo o la misión de sobresalir. ¿Cómo puede hacerlo?

Con propuestas innovadoras para los clientes (potenciales), causar impresión o generar impacto frente a su competencia.

Características de una Startup

ciclo de vida de una startup

Una startup es un negocio emergente que persigue crear sensación a partir de la innovación. Puede ser una empresa de cualquier cosa, normalmente suele estar enfocada hacia un sector en concreto.

De esta manera, busca un nicho concreto en el que desarrollar nuevas ideas a partir de una original.

El ciclo de vida de una Startup

Por supuesto que crear una startup desde cero no es una tarea sencilla. Nadie consigue elaborar el plan perfecto de la noche a la mañana. Sería un completo disparate.

Pues bien, la manera de empezar a trabajar podría ser siguiendo cada una de las fases identificables de este proceso tan laborioso.

¿Las conoces?

Fase inicial o “seed stage”:

Puede considerarse como la primera fase de este proceso. En ella se pueden establecer las diferentes estructuras o desarrollar el brainstorming de nuestra propuesta de negocio.

Se trata, por tanto, de empezar a diseñar lo que queremos, de esta forma se recopilarán aquellas ideas que puedan ser buenas y se descartarán las que se crea que pueden ser un auténtico fracaso.

Asimismo, cuando se establecen esos principios, se buscará la manera de crear un equipo para que apoye la idea. De esta manera, podrá comenzarse a sacar el proyecto hacia adelante.

Fase temprana o “early stage”:

Una vez se define en qué sector vamos a implantar nuestro negocio, además ya se ha pensado en el producto que vamos a desarrollar y, por lo tanto se quiere formar parte del mercado, se puede decir que se ha pasado a esta fase.

Para definirlo de algún modo se podría decir que los servicios o los productos que se quieren ofrecer ya están en marcha.

Una de las tareas principales será la de establecer mecanismos que ayuden a medir las reacciones del público con el fin de optimizar de manera permanente nuestra idea.

Fase de crecimiento o “growth stage”:

cómo construir una startup

Es el momento en el que se define nuestro target, o público objetivo, se participa activamente en el mercado y el producto cumple las expectativas (con opciones de mejora o, por el contrario, su desaparición).

Aún así, quizá sea necesario buscar un impulso, un inversor que pueda aportar su grano de arena al proyecto.

Si se logra establecer lazos con un buen inversor se podrá desarrollar mejor esa idea y potenciar así el negocio.

Fase de expansión o “expansion stage”:

Cuando se empieza a ser referentes gracias a lo que se ofrece, es posible expandir el negocio hacia otros sectores. ¿De qué manera?

Ofreciendo nuevos productos y/o servicios que deriven de esa actividad.

Pero… ¿supone correr riesgo? Por supuesto que sí, ya que se vuelve a la situación inicial. Será necesario invertir en un mercado que, a priori, se desconoce.

Pero, como dicen, “quien no arriesga no gana”. Esto puede significar el impulso hacia tu modelo de negocio de cara a ser reconocido en diferentes sectores.

Quién sabe si ese riesgo puede suponer el éxito de tu carrera durante el ciclo de vida de ese proyecto tan interesante que quieres poner en marcha.

Fase de venta o “exit”:

Esta sería la última fase del ciclo de vida de una startup. El camino puede parecer largo, pero realmente es necesario para llegar hasta este punto.

¿Cómo vender esa idea?

Además de buscar inversores, se puede acceder a bolsa, así como buscar la fusión con otras empresas si se llega a un acuerdo entre las partes implicadas.

Escucha a los participantes del proyecto y déjate asesorar para poder extraer el máximo partido.

¿Puede ser el ciclo de vida de una startup un buen modelo de negocio?

una startup, un negocio

Teniendo en cuenta el análisis que se ha llevado a cabo podríamos contestar a esta pregunta sin dudar.

Sí, definitivamente. La propuesta del ciclo de vida de una startup es que cualquiera puede involucrarse, generar ideas y desechar aquellas que considere inútiles hasta dar con la solución.

Si intervienes en un proyecto de alto riesgo de este tipo:

  • Analiza tu situación actual.
  • Valora las etapas que has recorrido hasta ahora.
  • Planifica las siguientes.

El ciclo de vida de una startup marcará el futuro de esa idea. ¡Adelante con ello!

Comentarios

comentarios